domingo, 24 de septiembre de 2017

NUESTRO AMOR ES COMO BIZANCIO, Henrik Nordbrandt

Novela
Editorial DEBOLSILLO
2010
368 páginas
Es éste un libro interesante tiene poemas muy diferentes, pero en todos hay algo. Es un poeta viajero, ha visto mundo, de hecho el mundo parece su hogar. Me recuerda un poco a los hippies que se fueron por Grecia y Asia, o a los que fueron tras la estela de estos: Leonard Cohen, por ejemplo. Es sensible, tiene metáforas bestiales, extrae la esencia de los lugares que visita, juguetea con la muerte y a lo largo de los varios años que abarca este libro se le han muerto muchos seres queridos a los que hace referencia. Y habla del amor, de una forma melancólica y pesimista casi siempre. En críticas que he leído decían que era un nuevo Cavafis, pero solo he visto ese parecido en las referencias históricas a la cultura griega antigua, en las islas del Egeo o en Asia Menor.
He pasado seis meses leyéndolo despacio y terminarlo me ha supuesto una especie de liberación, porque casi nunca me dejaba indiferente, y cada día dejaba en mí un pequeño poso de desesperanza. Aún así me ha gustado. Es difícil explicar esta contradicción, quizás sea algo parecido a las adicciones. El poema que da título al libro es tremendo; copio aquí un trocito y pego un enlace en el que se puede leer completo: 

Nuestro amor es como Bizancio 
tuvo que haber sido
la última noche. Tuvo que haber habido
me imagino
un resplandor en los rostros
de los que se agolpaban en las calles
o formaban pequeños grupos
en las esquinas de las calles y en las plazas
hablando en voz baja,
un resplandor que tuvo que haberse parecido
al que tiene tu cara
cuando te echas el pelo hacia atrás
y me miras. 


jueves, 21 de septiembre de 2017

ORLANDO, Virginia Woolf

Novela
Alianza Editorial
225 páginas 
2003
Hermoso libro, poético y feminista, lleno de imágenes, de belleza, de amor por la naturaleza. Por lo que he leído por ahí, Virginia Woolf pretendía muchas cosas: parodiar el género biográfico utilizando un personaje que vive más de trescientos años, escribir una carta de amor a su amante Vita Sackville-West y denunciar la situación de la mujer en la Historia. Para ello crea a Orlando que durante media novela es hombre y durante la otra se transforma en mujer. 
Orlando vive varias aventuras, y pasa por el filo de la Historia cerca de los protagonistas ingleses de ésta: Las reinas y reyes, los embajadores, los escritores de cada época. Se pasa la novela escribiendo un largo poema en prosa "La encina", trasunto del poema de Vita "The land".
Orlando se enamora siendo hombre de Sasha y siendo mujer de Shelmerdine. Ambos amores dejan una enorme huella en él/ella. 
Me ha gustado mucho leerlo; no es un libro fácil y contiene muchos detalles, muchas reflexiones, mucha inteligencia en todo lo que dice la autora. El libro termina en 1928, año en que lo escribió realmente Virginia Woolf; para entonces Orlando tiene 36 años y ha tenido un hijo. El gran palacio en el que vive ya no es suyo (Knole, la residencia que Vita pierde cuando muere su padre por su condición de mujer) y los tiempos han cambiado muy deprisa en las últimas décadas. Me ha gustado el feminismo que hay en sus páginas, la clara equivalencia entre ser hombre y ser mujer, la transexualidad del personaje principal, así como la belleza del lenguaje (esta traducción la hizo Borges en 1937 y no está exenta de cierta polémica. No hubo otra traducción de Orlando hasta 1993). 

lunes, 21 de agosto de 2017

A VIRGINIA LE GUSTABA VITA, Pilar Bellver

Novela
Editorial Dos Bigotes
2016
256 páginas
Sorprendente novela, de gran erudición sobre la vida y obra de Virginia Woolf y su entorno, sobre el ambiente en el que se movía, y sobre todo sobre su percepción del amor. La Virginia del título, como he dicho antes, era Virginia Wolf, y Vita era Vita Shackville-West, ambas pertenecientes a la alta sociedad londinense y ambas escritoras. La novela está estructurada en forma de cartas que se escriben mutuamente en el invierno-primavera de 1925-1926. 
Es un libro diferente a lo que estamos acostumbrados a leer, un libro intimista y lleno de sutileza, de detalles muy hermosos y de muchas explicaciones sobre el entorno en el que se movían las protagonistas y sobre el periodo de entreguerras en Inglaterra. 
El libro también habla sobre el amor, sobre la forma de amar, sobre las imposibilidades de las mujeres, aún de éstas, cultas y adineradas, para tener libertad amorosa.
También narra la génesis narrativa de obras como Orlando, del que la autora, Pilar Bellver rescata las palabras del hijo de Vita: "es la más larga y hermosa carta de amojamás escrita".
Toda la novela está excelentemente documentada, en parte gracias a la cantidad de diarios y cartas que dejaron estas dos escritoras. Además es una novela muy didáctica para los no iniciados en ese mundo del grupo de Bloomsbury, con su brillantez y sus extravagancias. 
El libro me ha encantado, claro, primero porque está bien escrito, segundo porque las protagonistas rebosaban literatura, tercero por la cantidad de matices e ideas que aporta a esta historia de amor la escritora.
Finalmente, como era de esperar, me ha abierto las puertas a leer las obras maestras de Virginia Wolf: Una habitación propia, Orlando y La señora Dalloway. Y también algunas de Vita Shackville-West, como Toda pasión apagada o Pasajera a Teherán.  A ello voy.

Algunos enlaces para tener más información de este libro o de uno de los libros de Vita:
http://www.eldiario.es/cultura/libros/mejores-cartas-amor-lesbico-Virginia-Woolf-sexting_0_564143683.html
http://www.elcultural.com/revista/letras/Pasajera-a-Teheran/28507




lunes, 14 de agosto de 2017

OLVIDADO REY GUDÚ, Ana María Matute

Novela
Espasa Calpe
1996
888 páginas
Gran libro lleno de fantasía y emociones. Con total libertad expresiva, Matute va narrando la historia del reino de Olar en un ambiente medieval y fabuloso. Cuenta la genaología de Gudú bajo la mirada siempre presente de su madre, la reina Ardid. La autora adjudica nombres como Tontina o el Hechicero o Gudulín (a uno de los hijos de Gudú), de la forma más natural posible; hace aparecer cientos de personajes y a todos les adjudica un destino o un momento estelar en la novela. 
De todo lo que me ha gustado que ha sido mucho, me quedo con el lenguaje, con la forma natural de narrar, con la elegancia para describir y nombrar situaciones y emociones, con la manera de tratar la fantasía, en ningún modo infantil, y con la complicidad que establece con el lector, sin duda versado en cuentos que le narraron en su infancia.
Y el reino de Olar, siempre presente, siempre rodeado del norte frío y duro, del este estepario e incógnito, del sur mágico, siempre añorado, siempre creador de moda y de estilo. 
Los sentimientos, la capacidad de creer en trasgos, cuentos, historias fantásticas, la crueldad o la traición, la belicosidad de los personajes, hace de esta novela, a mi entender, una obra maestra del siglo XX. Durante las casi novecientas páginas, uno tiene la sensación de habitar en ese mundo lleno de magia y crueldad, de emociones, de sutiles referencias a los cuentos de nuestra niñez. Guerras, traiciones, fidelidades y amor. El amor como la fuerza más poderosa, capaz de cambiar el destino, que hace vulnerables a casi todos los personajes. Pero también está el abandono y los celos, y la fuerza de la sangre, y la perseverancia y la tristeza y la ambición sin medida y sobre todo el olvido. Y los oprimidos, los esclavizados, los pisoteados y explotados por el poder. Ana María Matute formula la tesis de la necesidad de narrar, de recordar, de escribir los sucesos históricos del reino para poder extraer enseñanzas de ellos, para enardecer y mantener unido al pueblo al escuchar las gestas y los relatos de sus antepasados. 
El libro es magistral, uno desearía no salir nunca de esa historia, poder volver a ella, seguir conociendo el destino de todos los personajes y de sus descendientes. Pero eso ya no es posible.

martes, 4 de julio de 2017

EL TURISTA DESNUDO, Lawrence Osborne

Libro de viajes
Gatopardo ediciones
275 páginas
2017
Magnífico libro de viajes, a la vez libro de aventuras y reflexión sobre el turismo de masas en el siglo XXI.
El escritor parte a la búsqueda de uno de los pocos lugares vírgenes del planeta, las selvas de Papúa Nueva Guinea. Para ello, se acerca progresivamente, Dubai, islas Andamán, Calcuta, Tailandia, Bali... En cada uno de esos lugares busca la esencia de lo que hallaron y escribieron viajeros y antropólogos de otras épocas, Lévi-Strauss, Margaret Mead,... Construye así un relato de lector-observador muy interesante.
En el culmen del libro está la aventura en la selva, el miedo, el terror, el desquiciamiento del contacto con la naturaleza y los seres vivos que, la habitan.
Una lectura diferente que nos hace reflexionar sobre cómo vivimos y para que viajamos.




domingo, 2 de julio de 2017

LA ESTACIÓN DE LOS VIENTOS, Rodrigo Martín Noriega

Novela
Autoedición
250 páginas
2017
Estuve en la presentación de esta novela antes de haberla leído, escuché a su autor, en cierto modo me predispuse a leerla. Es muy buena: una mezcla de algunas cosas que he leído antes con otras que se han asentado en mi conciencia como si fueran un territorio natural, un paisaje de mi niñez o un lugar al que mis sueños están acostumbrados a visitar. Y Rodrigo dice muchas cosas, describe muchas cosas y escribe muy bien. Tan pronto adopta el punto de vista de un profesor actual, como el de chamán de una tribu prehistórica, el de un pintor al que le pesa su obra maestra porque ya no será capaz de hacer nada igual, como el de una mujer orgullosa de su estirpe, de su femineidad y de sus conocimientos. 
Houellebecq es citado sin aparecer, en el mapa y el territorio; el racionalismo francés del siglo XIX aparece en el personaje de Claude Ozon (quizás un homenaje al cineasta francés François Ozon); el hermano Donato, monje medieval, nos cuenta, además de todas las tentaciones y sufrimientos por su abstinencia sexual, los estragos de la peste; el libro está lleno de detalles, alguno de los cuales, a buen seguro no he descubierto. 
La estructura de la novela es muy interesante, no es lineal pero sí que se entrecruzan algunos detalles narrados formalmente desde puntos de vista diferentes, lo que la dota de consistencia y hace de ligazón. 
La conciencia universal de la humanidad es una idea que gestionada de otra manera creo haber leído en otro sitio, quizás en el Clan del Oso Cavernario. La transmisión de conocimientos y de saberes, en este caso por vía femenina, unos eslabones que proporcionan un aura de brujería a las mujeres de esa estirpe.
No es una novela banal, está llena de sugerencias, de ideas, de posibles caminos, no hay una lectura única, no hay una interpretación única, y aunque casi todas las historias que contiene se terminan por cerrar de una forma más o menos redonda, queda lugar a la duda, a si todo es una fantasía o es producto de una divinidad o de alguna fuerza extraterrestre. 
Existe la idea de la justicia poética en la novela, el castigo merecido por los protagonistas o sus ascendientes en una idea de que el tiempo no tiene una dirección clara: Germán puede ser castigado en la figura de su abuelo (terrible personaje), Marcos en la muerte de su padre en un incendio, Daniel en el estar atrapado en una doble vida real y ficticia, Carmela en la podredumbre pausada de su cuerpo, y más adelante en su sustitución en la hoguera, Donato con la peste. Las mujeres de la estirpe tienen el poder de hacer esa justicia. 
Me ha gustado mucho, es una novela en la que te quedarías un tiempo, quiero decir que podría admitir una segunda entrega y más y convertirla en una saga, en torno a ese lugar, a ese pueblo que el autor en la presentación decía que estaba inspirado en sus años en Cervera de Pisuerga. 
Resumiendo, una lectura capaz de engancharte y de hacerte pensar y organizar a tu modo lo que va pasando en la historia tan estupendamente narrada por Rodrigo Martín Noriega. Muy recomendable. 




sábado, 13 de mayo de 2017

TERCIOPELO AZUL, David Lynch

Título original: Blue Velvet
Año: 1986
Duración: 120 minutos
País: Estados Unidos
Director: David Lynch

Inquietante película en la que Lynch nos cuenta las perversiones de una sociedad en apariencia feliz y despreocupada. Durante el día los niños juegan en los parques, los bomberos patrullan los barrios residenciales, los vecinos riegan sus jardines, pero en la noche todo cambia: garitos con escasa luz, Isabella Rosellini canta sensual en un club la canción Blue Velvet, Dennis Hopper inquietante, malvado, histriónico, perturbado, con su banda demente. La curiosidad de Jeffrey Beaumont (interpretado por Kyle MacLaclan) le lleva a inmiscuirse en la noche, a desvelar al espectador todo el submundo de esa pequeña ciudad de Carolina del Norte. 
Hace ya un buen rato que he terminado de verla, pero aún su banda sonora está en mi cabeza, y los encuadres de la cámara y el ritmo de las escenas. Lynch consigue crear una atmósfera sensual en la que el miedo aparece y desaparece, en la que el misterio envuelve la noche, en la que la música preside cada momento importante de la película. 
Han pasado ya más de treinta años desde que se rodó la película, pero se sigue viendo bien, sigue mostrando ese mundo extraño que está en nuestro mundo y a veces no vemos, esas perversiones que están en nuestra sociedad igual que estaban en esa localidad del filme. Los mismos convencionalismos y las mismas tentaciones desde el lado oscuro...